¡Te invitamos a vivir una experiencia única!

Limpieza facial clásica:

El objetivo de la limpieza facial profesional consiste en eliminar los elementos contaminantes de forma más intensiva, ayudando a la piel a mantener los componentes naturales necesarios para un adecuado equilibrio de hidratación y un correcto nivel enzimático y de pH. Es un cuidado esencial que elimina lo puntos negros y células muertas, dejando el cutis resplandeciente y luminoso. Además combate los efectos de los agentes externos que crean tirantez, acné y brillos grasos.

Y lo que es más importante, deja la piel preparada para obtener los mejores resultados de cualquier otro tratamiento que se realice a continuación.

Trabajamos con distintas técnicas de limpieza facial para adaptarnos a las necesidades concretas de cada rostro y así poder realizar una limpieza y exfoliación adecuada al estado y características de cada piel, dándole una mayor claridad y luminosidad sin agredirla. Además sumergimos a nuestro cliente en un estado de relajación y bienestar, consiguiendo que desconecte de sus preocupaciones diarias.

El primer paso de todas nuestras limpiezas faciales lo constituye un diagnostico facial que permite a nuestras profesionales evaluar el tipo de piel ante la que se encuentran. De este modo es posible determinar cual es la limpieza facial más adecuada y qué productos específicos utilizar, personalizando de esta forma el tratamiento.


Procedimiento: Tradicional y muy completa. El procedimiento de la limpieza facial clásica está indicada para las pieles más sensibles, con acné o para quienes prefieren un tratamiento más natural.

Tiene una duración de 90 minutos durante los que se exfolia y eliminan de forma manual células muertas, comedones y posibles quistes sebáceos. Se trabaja descongestionando, tonificando y masajeando el rostro. Utilizando mascarillas que nutren la piel devolviéndole su equilibrio natural.

Es importante tener presente que la limpieza facial clásica suele incluir una exposición a terapia Led y aplicación de ozono.. El Led favorece la circulación sanguínea, purifica e hidrata la epidermis El ozono aumenta la oxigenación tisular y celular y realiza un importante efecto bactericida y germicida.

Pero la terapia Led está contraindicado en pieles con rosácea, telangiectasias o arañas vasculares. En estas situaciones, al igual que en casos de mucho acné o pieles muy sensibles, es posible reemplazar el vapor por la aplicación de un peeling enzimático.


El peeling enzimático es el tratamiento exfoliante más suave que existe, característica que lo convierte en la mejor opción a la hora de tratar pieles muy sensibles, reactivas y delicadas. Este tipo de exfoliación se basa en el uso de productos naturales cuyas enzimas son capaces de renovar la piel de forma natural.

El peeling enzimático no actúa como lo hacen los peelings físicos (provistos de gránulos que erosionan la superficie de la piel), ni como los peelings mecánicos (realizados con aparatología como el ultrasonido o la punta de diamante), tampoco lo hacen como los peeling químicos (con ácidos capaces de penetrar en las capas de la piel).

El peeling enzimático se aplica sobre la piel en forma de mascarilla de gel o espuma, y es necesario dejarlo en exposición para que actúe. Realiza una acción exfoliante superficial muy suave, ya que no lleva componentes químicos o partículas que ejerzan ninguna erosión.

Es la mejor opción para las pieles más sensibles o para aquellas personas que no precisan de una descamación más profunda. Al no existir fricción ni frotar manual o mecánicamente la piel, ésta no se irrita ni se inflama. En casos de acné tampoco corremos el riesgo de romper las espinillas y extender la infección a otras áreas.

El Peeling enzimático es un tipo de exfoliación ideal sobretodo para el verano, ya que no deja la piel tan débil ni desprotegida frente al sol.

Consultá tu dto por pago en Efectivo


Limpieza Facial Clásica + Peeling Enzimatico

$20.000,00

Ver formas de pago

Cantidad

1

Limpieza facial clásica:

El objetivo de la limpieza facial profesional consiste en eliminar los elementos contaminantes de forma más intensiva, ayudando a la piel a mantener los componentes naturales necesarios para un adecuado equilibrio de hidratación y un correcto nivel enzimático y de pH. Es un cuidado esencial que elimina lo puntos negros y células muertas, dejando el cutis resplandeciente y luminoso. Además combate los efectos de los agentes externos que crean tirantez, acné y brillos grasos.

Y lo que es más importante, deja la piel preparada para obtener los mejores resultados de cualquier otro tratamiento que se realice a continuación.

Trabajamos con distintas técnicas de limpieza facial para adaptarnos a las necesidades concretas de cada rostro y así poder realizar una limpieza y exfoliación adecuada al estado y características de cada piel, dándole una mayor claridad y luminosidad sin agredirla. Además sumergimos a nuestro cliente en un estado de relajación y bienestar, consiguiendo que desconecte de sus preocupaciones diarias.

El primer paso de todas nuestras limpiezas faciales lo constituye un diagnostico facial que permite a nuestras profesionales evaluar el tipo de piel ante la que se encuentran. De este modo es posible determinar cual es la limpieza facial más adecuada y qué productos específicos utilizar, personalizando de esta forma el tratamiento.


Procedimiento: Tradicional y muy completa. El procedimiento de la limpieza facial clásica está indicada para las pieles más sensibles, con acné o para quienes prefieren un tratamiento más natural.

Tiene una duración de 90 minutos durante los que se exfolia y eliminan de forma manual células muertas, comedones y posibles quistes sebáceos. Se trabaja descongestionando, tonificando y masajeando el rostro. Utilizando mascarillas que nutren la piel devolviéndole su equilibrio natural.

Es importante tener presente que la limpieza facial clásica suele incluir una exposición a terapia Led y aplicación de ozono.. El Led favorece la circulación sanguínea, purifica e hidrata la epidermis El ozono aumenta la oxigenación tisular y celular y realiza un importante efecto bactericida y germicida.

Pero la terapia Led está contraindicado en pieles con rosácea, telangiectasias o arañas vasculares. En estas situaciones, al igual que en casos de mucho acné o pieles muy sensibles, es posible reemplazar el vapor por la aplicación de un peeling enzimático.


El peeling enzimático es el tratamiento exfoliante más suave que existe, característica que lo convierte en la mejor opción a la hora de tratar pieles muy sensibles, reactivas y delicadas. Este tipo de exfoliación se basa en el uso de productos naturales cuyas enzimas son capaces de renovar la piel de forma natural.

El peeling enzimático no actúa como lo hacen los peelings físicos (provistos de gránulos que erosionan la superficie de la piel), ni como los peelings mecánicos (realizados con aparatología como el ultrasonido o la punta de diamante), tampoco lo hacen como los peeling químicos (con ácidos capaces de penetrar en las capas de la piel).

El peeling enzimático se aplica sobre la piel en forma de mascarilla de gel o espuma, y es necesario dejarlo en exposición para que actúe. Realiza una acción exfoliante superficial muy suave, ya que no lleva componentes químicos o partículas que ejerzan ninguna erosión.

Es la mejor opción para las pieles más sensibles o para aquellas personas que no precisan de una descamación más profunda. Al no existir fricción ni frotar manual o mecánicamente la piel, ésta no se irrita ni se inflama. En casos de acné tampoco corremos el riesgo de romper las espinillas y extender la infección a otras áreas.

El Peeling enzimático es un tipo de exfoliación ideal sobretodo para el verano, ya que no deja la piel tan débil ni desprotegida frente al sol.

Consultá tu dto por pago en Efectivo


Mi carrito